De Ángeles y Demonios

SIDETRACK, POP ORQUESTADO

sidetrack café
Hoy procederé a tratar sobre una curiosidad digna del mejor guión para una película.

Ocurrió que en 1969, un grupito salido del típico local de música en vivo, el Sidetrack Café, tuvo la ocurrente idea de maquetar un pequeño álbum para grabarlo y publicarlo…

Hasta la grabación todo correcto, pero mira por donde que el tópico listillo de turno consideró que los cambios en las tendencias del mercado Pop empezaban a ser lucrativas y manipulables, por lo que decidió que había otros grupos mas comerciales que este, y archivó el disco en un cajón…hasta que algún iluminado, treinta y siete años después, ha comprendido el tremendo error de bulto, y queriendo remediar el desaguisado, lo han publicado tal cual.

Un vinilo en formato Cd, con la carátula de Radioactive Records, y con las dos caras de los discos en blanco crema, tan sólo con el nombre del grupo, el trabajo y las canciones (que parecen, por el órden aludido en el tema 2314, tener mas de ese transfondo místico rodeado de misterio, tan usual entre los artistas)

Tiempo atrás, inmerso por el submundo de la web buscando información musical, me di de bruces con esta maravilla.

Un diamante escondido y fuera del alcance de los mortales de a pié durante 37 años, hasta que en 2005/6 se editó con una portada de color blanco, por no haberse maquetado ninguna en su momento, no teniendo pretensión de sacar el trabajo a los circuitos comerciales.

Pop Barroco con múltiples influencias, incluidas las Psicodélicas, acorde con la época, pero con claros referentes a un estilo de personalidad propia, que hoy han dado en encasillarlo como Pop Barroco…curioso esto de inventar nombres y etiquetas para establecer un estilo musical.

Lo escuché y me impresionó por su categoría, ciertas innovaciones y una cuidada composición y elaboración. Una asombrosa y placentera sorpresa musical.

Sigue leyendo

octubre 6, 2008 Posted by | MÚSICA | , , | Deja un comentario

REMANDO ESPERO

remeros
Esto se colgó en los tablones de un sinfín de organismos y empresas de cierto sindicato relevante con la sana intención de crear un punto de reflexión e inflexión a la hora de mejorar la productividad en general y la calidad de los mandos intermedios, y no tan intermedios, allá por el año del despiporre de 1999.

Gracias a lo cual se consiguió que tres años después la comisión de la Unión Europea en competencias laborales, estableciera que España tiene la mas nefasta preparación en cuanto a mandos ejecutivos, y que esta provoca una pérdida en horas de productividad que prácticamente se sale de los gráficos en cuanto a organización y planificación del trabajo y su efectividad.

Hay que reconocerlo, y con orgullo cateto como me dicen algunos, que somos diferentes, eso es indudable.

Vamos dejando una huella indeleble en lo que hacemos y por donde pasamos, salvo las individualidades y las ocasiones contadas que se salvan del despropósito.

Como colectivo parecemos incapaces de aunar voluntades para conseguir metas que supongan una mejora sustancial del nivel general de nuestra querida España, pese a quién le pese.

Ya son tres los lectores que coinciden en enviarme una historia -dicen que es apócrifa, pero yo me apuesto lo que quieran a que es real como la vida misma- que circula por ahí.
Una historia tan estupenda y tan de aquí, o sea, de España o de lo que seamos ahora, que sería una absoluta mezquindad no compartirla con ustedes; como ya hice, no sé si recuerdan, cuando aquello de las múltiples variantes en torno a los atributos viriles. Tampoco ésta es moco de pavo, así que la transcribo sin apenas toques propios, por el morro. Casi tal cual.

En el año 96, cuenta la crónica, se celebra una competición de remo entre dos equipos: el primero compuesto por trabajadores de una empresa española y el otro por colegas de otra empresa japonesa.
Apenas se da la salida, los japoneses salen zumbando, banzai, banzai, dale que te pego al remo, y cruzan la meta una hora antes que el equipo español.
Entre gran bochorno, la dirección de la empresa española ordena una investigación y obtienen el siguiente informe:
“Se ha podido establecer que la victoria de los japoneses se debe a una simple argucia táctica: mientras que en su dotación había un jefe de equipo y diez remeros, en la nuestra había un remero y diez jefes de servicio. Para el próximo año se tomarán las medidas oportunas.”

En el año 97 se da de nuevo la salida, y otra vez el equipo japonés toma las de Villadiego desde el primer golpe de remo.
El equipo español, pese a sus camisetas Lotto, a sus zapatillas Nike y a sus remos de carbono hidratado, que le han costado a la empresa un huevo de la cara, llega esta vez con dos horas y media -cronómetro Breitling con GPS y parabólica, sponsor de la prueba- de retraso.
Vuelve a reunirse la dirección tras un chorreo espantoso de la gerencia, encargan a un departamento creado ad hoc la investigación, y al cabo de dos meses de pesquisas se establece que “el equipo japonés, con táctica obviamente conservadora, mantuvo su estructura tradicional de un jefe de equipo y diez remeros; mientras que el español, con las medidas renovadoras adoptadas después del fracaso del año pasado, optó por una estructura abierta, más dinámica, y se compuso de un jefe de servicio, un asesor de gerencia, tres representantes sindicales (que exigieron hallarse a bordo), cinco jefes de sección y una UNEF (Unidad Productora de Esfuerzo Físico), o sea, un remero. Gracias a lo cual se ha podido establecer que el remero es un incompetente “.

A la luz de tan crucial informe, la empresa crea un departamento especialmente dedicado a preparar la siguiente regata.
Incluso se contratan los servicios de una empresa de relaciones públicas para contactos de prensa, etcétera.
Y en la competición del año 98, los de sol naciente salen zumbando, up-aro, up-aro, todavía tienen tiempo de parar a hacerse unas fotos y comer ‘pescaito’ frito, y llegan a la meta tan sobrados que la embarcación española -cuyo casco y equipamiento se había encargado para esta edición al departamento de nuevas tecnologías- cruza la meta, cuando lo hace, con cuatro horas largas de retraso.
La cosa ya pasa de castaño oscuro, de modo que esta vez es la quinta planta la que toma cartas en el asunto y convoca una reunión de alto nivel de la que sale una comisión investigadora que a su vez, tres meses más tarde, elabora el siguiente informe:
“Este año el equipo nipón optó como de costumbre por un jefe de equipo y diez remeros. El español, tras una auditoría externa y el asesoramiento especial del grupo alemán Sturm und Drang, optó por una formación más vanguardista y altamente operativa, compuesta por un jefe de servicio, tres jefes de sección con plus de productividad, dos auditores de Arthur Andersen, un solo representante sindical en régimen de pool, tres vigilantes jurados que juraron no quitarle ojo al remero, y un remero al que la empresa habia amonestado después de retirarle todos los pluses e incentivos por el injustificable fracaso del año anterior “.
“En cuanto a la próxima regata -continúa el informe- esta comisión recomienda que el remero provenga de una contrata externa, ya que a partir de la vigésimo quinta milla marina se ha venido observando cierta dejadez en el remero de plantilla. Una dejadez preocupante, que se manifiesta en comentarios dichos entre dientes, entre remada y remada, del tipo: “Anda y que os vayan dando ” o “Que venga y reme vuestra puta madre “, y una actitud que incluso roza el pasotismo en la línea de meta “.

Arturo Pérez-Reverte (EL SEMANA 1998)

octubre 6, 2008 Posted by | HUMOR | , , , | 2 comentarios